Quiénes somos

ADISFIM se sitúa en Móstoles, el segundo municipio con mayor población de la Comunidad de Madrid, tras la capital. Somos un referente para la población con diversidad funcional tanto de Móstoles como de otros municipios de la zona Sur y Suroeste demandantes de asistencia especializada.

ADISFIM, nacio el 3 de Octubre de 1987 fruto de la inquietud y la necesidad de un grupo de familias de Móstoles que tienen Discapacidad Física a consecuencia de diferentes tipologías de enfermedades o lesiones. En 1998 es declarada de Utilidad Pública por el Ayuntamiento de Móstoles y el 8 de Enero de 2009 es declarada de Utilidad Pública Nacional por el Ministerio de Interior. Las instalaciones desde donde ADISFIM presta sus servicios actualmente se encuentran sitas en la calle Libertad nº14 BIS en Móstoles.

 

Desde la creación, hace ya más de 30 años, de esta Organización sin fines lucrativos el número de socios, personas de todas las edades (hombres, mujeres y niños), ha crecido de manera espectacular; hasta conformarla en la actualidad más de 200 asociados estando en plaza de tratamiento 130 pacientes. Este incremento en el número de asociados ha propiciado que en la actualidad nuestra organización trabaje con un grupo de personas heterogéneo en el que se encuentran diferentes patologías, por ello además trabajamos con Discapacitados Psíquicos y Sensoriales que además tienen una discapacidad Física asociada.


ADISFIM pretende velar por aquellas personas con discapacidad en todo lo que sea posible, así como apoyarles en su progreso y esfuerzo por alcanzar mayores cotas de calidad de vida, desarrolla su línea de trabajo a través de una Rehabilitación Integral, mejorando la calidad de vida de los pacientes a través de la rehabilitación multi y transdisciplinar, adaptándonos a sus necesidades específicas mediante un programa especializado.

Además pretende dar visibilidad al colectivo para combatir las barreras y dificultades que se pueden encontrar día a día, así como ayudarles a que sean capaces de enfrentarse a la enfermedad o lesión de manera positiva, consiguiendo vencer todas las barreras, para que aunque la vida ponga obstáculos, los limites solo los ponga cada uno.

Mediante la Rehabilitación integral y con los medios adecuados a las necesidades de cada paciente logramos que la recuperación se produzca de la forma más eficaz y eficiente posible, impidiendo el agravamiento biopsicosocial de la discapacidad que presenta a causa de la enfermedad o lesión que padece, atenuando sus consecuencias y favoreciendo la realización de las actividades básicas de la vida diaria fomentando así, la autonomía del paciente.

Consideramos que trabajando las líneas anteriormente citadas se puede ayudar a la integración psico-socio-laboral del colectivo de las personas con discapacidad física, fomentando y apoyando su participación ciudadana.


Por ello y con el fin de reducir el impacto de la deficiencia y recuperar la autonomía, se necesita trabajar con un programa global que abarque todas las áreas de la persona: física, psíquica y social. Por este motivo se trabaja con un equipo multidisciplinar ofreciendo profesionales cualificados necesariamente en estas áreas, como son: el terapeuta ocupacional, el psicólogo, el logopeda, el fisioterapeuta y el trabajador social.

Todo este trabajo, tanto de rehabilitación como de las actividades de la vida diaria, hay que trasladarlo al hogar con el apoyo de un profesional. En estos casos, es necesario ir estableciendo un plan de actuación adecuado de acuerdo con los aprendizajes realizados en los diferentes servicios, para que poco a poco y retirando los apoyos dados en su momento, pueda llevar una vida lo más autónoma posible en el hogar.